La investigación ¿Realidad, verdad o certeza?

UEES - Universidad Espíritu Santo > Noticias > La investigación ¿Realidad, verdad o certeza?

La aproximación a la investigación de un fenómeno puede manifestarse desde diversas posturas. Hay quienes intentan descubrir los orígenes de aquello que causa un hecho, a través de sus propósitos personales, culturales o académicos que van encaminados a revelar significados. Existen otros investigadores, cuyo objetivo es la exploración de aspectos que han condicionado el surgimiento de hechos plausibles a la luz de las intenciones conscientes o subconscientes de cada autor. Sea cual fuere la intención que motiva al individuo a encontrar respuestas a estos fenómenos, en ese propósito suelen confluir tres aspectos engarzados en una misma esencia: la realidad, la verdad y la certeza.

La realidad es considerada como el escenario en donde sucede todo aquello que existe y, frente a las circunstancias que suceden en este espacio, como lo manifestaba Aristóteles, se puede conocer la realidad a través de códigos sígnicos y obtener diversos significados. Platón expresaba que los objetos del mundo son estímulos sensoriales que nos guían en la construcción de la verdad a través de los recuerdos y, que el mundo trascendental de las ideas es lo que constituye la realidad. Desde estas perspectivas, el investigador deberá recopilar información que coadyuve a aproximarse a la realidad para abordar la plena concepción de la verdad.

Pero es esta verdad la que puede estar concebida de manera equívoca, cuando intentamos comprender el fenómeno de estudio a través de argumentos falaces y conclusiones inválidas que nacen de nuestras limitadas percepciones y, en consecuencia, formulamos una idea imperfecta de la verdad. Foucault afirmaba que no existe una verdad absoluta de los hechos, sino una ilimitada interpretación de esos hechos. Sin embargo, cada individuo que crea su propia interpretación, es decir, su propia verdad o versión, debe coincidir con hechos comprobados que concuerden con la realidad.

Ahora bien, el investigador que está en constante búsqueda de la explicación de lo que inspira y motiva los eventos de la naturaleza, en algún momento puede sentirse atrapado dentro del espacio de la incertidumbre. He ahí la relevancia en tener la seguridad o convicción de alguna verdad. En otras palabras, en la investigación es necesario la aprehensión de conocimientos confiables, universales, válidos y verificables, cuyo fin sea la producción de un significado que guarde cohesión y coherencia con la realidad, la verdad y la certeza.

Dra. María Elena Godoy Zúñiga, Ph.D
Docente de Maestrías Online

Leave a Reply